954 11 10 21 // 954 11 07 32 info@ecodena.com

Generador de

Dioxido de cloro

  • Características. 
  • Utilización y Ventajas.
  • Prevención y control Legionella.
  • Comparaciones

Generadores de Dióxido de cloro

Características

El dióxido de cloro es un desinfectante químico de elevadas características. Aunque el ozono es considerado como el mejor oxidante, el Dióxido de cloro (ClO2) en sistemas ya contaminados es muy superior al ozono dada su eficacia en bajas concentraciones, y es un bactericida excepcional aún en bajas dosis.

Su elevada solubilidad en el agua, incluso a temperaturas muy elevadas, incrementa su rendimiento y disminuye los costes. El dióxido de cloro es un desinfectante sumamente eficaz para los tratamientos y la desinfección final de agua potable. Es muy efectivo y persistente en su efecto desinfectante en tuberías de larga distribución, porqué proporciona un residuo muy duradero.

No tiene competencia en el control y prevención de películas biológicas o sarro en tuberías y tanques con agua. Es el mejor desinfectante para el control de la Legionella y organismos asociados. En laboratorio y en campo se ha comprobado que el ClO2 realmente elimina y controla la Legionella además de eliminar biopelículas, algas, amebas, hongos y moho, que son los que proveen los medios de propagación y escondites a la bacteria de la legionella.

Ofrece resultados muy positivos para la industria alimentaria en el  lavado microbiológico de las botellas utilizadas para almacenar alimentos y bebidas, lavados de tipo CIP (“Cleaning in place”), pasteurizadores, refrigeradores, autoclaves, tratamiento del vapor y es idóneo para ser usado en el tratamiento del agua de lavado de frutas, verduras, tubérculos, legumbres, etc.

Amplía considerablemente el período de validez (retrasando la fecha de caducidad) de los productos alimenticios a los que se les ha aplicado, además de protegerlos contra la salmonella.

Utilización y ventajas

La película bacteriana o biopelicula, es una capa de microorganismos contenidos en una matriz (capa del limo), que suele formarse en el interior de las tuberías y en general sobre todas las superficies en contacto con el agua. Esta película protege a las bacterias, esporas y virus (entre ellas la Legionella, Listeria, E. Coli, etc.), contra el efecto de la mayoría de los productos desinfectantes o biocida, que matarían o inhibirían a esos organismos si estuvieran suspendidos libremente en agua.

El dióxido de cloro es muy efectivo a bajas concentraciones. Resultados de laboratorio y en procesos reales, demuestran que es un bactericida excepcional, aún aplicado en muy bajas dosis (0,1 ppm). Tiene una elevada solubilidad en el agua, incluso a temperaturas muy elevadas, lo cual incrementa su rendimiento y disminuye los costes.

El dióxido de cloro es un desinfectante sumamente eficaz para los tratamientos y la desinfección final de agua potable. En el pretratamiento, precipita de forma efectiva el hierro y el manganeso, a la vez que facilita la floculación. También elimina olores y sabores, así como los precursores de subproductos desinfectantes, como los trialhometanos (THM).

Es muy efectivo y persistente en su efecto desinfectante en tuberías de larga distribución, porqué proporciona un residuo muy duradero.

No reacciona con sustancias orgánica presentes en el agua y no forma trialhometanos ni ácidos haloacéticos (HAA), que suele formar el cloro y que son muy prejudiciales para la salud. El dióxido de cloro oxida con total seguridad fenoles, cianuros, aldehídos, mercaptanos, algunos pesticidas, además de los compuestos sulfúricos reducidos Sus propiedades oxidantes y desinfectantes son eficaces en un amplio rango de Ph (desde 4 hasta 10).

No reacciona con el ion amonio ni con el ion bromuro Generador de dióxido  de cloro(a diferencia del ozono), evitando así la formación de compuestos orgánicos de bromo. No tiene competencia para controlar y prevenir películas biológicas o sarro en tuberías y tanques con agua. Es el mejor desinfectante para el control de Legionaria (Legionella) y organismos asociados. En laboratorio y en el campo se ha comprobado que el ClO2 realmente elimina y controla la LegionellaEl dióxido de cloro, elimina además de biopelículas, algas, amebas, hongos y moho, que son los que proveen los medios de propagación y escondites a la bacteria de la legionella para su crecimiento, reproducción, distribución y transporte.

Es mucho menos corrosivo y agresivo respecto al cloro y a los productos químicos que se utilizan normalmente para el control de las bacterias en agua potables y de procesos. Están demostrados sus resultados muy positivos, en el lavado microbiológico de las botellas utilizadas para almacenar alimentos y bebidas en las industrias alimenticias (agua mineral, cerveza, refrescos, jugos, etc.). También, dentro de la industria de las bebidas, se utiliza en lavados de tipo CIP (“Cleaning in place”), pasteurizadores, refrigeradores, autoclaves, tratamiento del vapor, reutilización de condensados del agua y para reducir el consumo de agua de reintegro.

El dióxido de cloro es muy idóneo para uso en el tratamiento del agua de lavado de frutas, verduras, tubérculos, legumbres, etc. Es muy efectivo para ampliar el período de validez (siendo más lejana la fecha de caducidad) de los productos alimenticios a los que se les ha aplicado, además de protegerlos contra la salmonella. Es apropiado para el tratamiento del agua que se utiliza para la preparación de pescados y mariscos, carnes de pollo etc. Es el mejor producto para el lavado de carne para frigoríficos y congeladores.

Se utiliza con óptimos resultados para el lavado químico del aire en los sistemas de desodorización del aire (Scrubber) de plantas depuradoras de aguas residuales e industrias. El dióxido de cloro es muy efectivo en los tratamientos de los sistemas de refrigeración con agua, por su elevada acción bactericida. Además evita las incrustaciones y controla los fenómenos de corrosión en los circuitos.

En el Reino Unido, el ClO2 ha sido recomendado por la Building Services Research and Información Association (BSRIA), como la mejor tecnología disponible para el control y la prevención de la legionella en los sistemas de agua de refrigeración.

Prevención y control de la Legionella

En la prevención y el control de las enfermedades causadas para la bacteria de la Legionella, el dióxido de cloro tiene un papel muy importante. Las características específicas de este desinfectante permiten unos resultados óptimos donde otros fallan (cloro, rayos UV, ozono, etc.)

La película bacteriana que suele formarse en las tuberías protege a las bacterias, esporas y virus (Legionella, Listeria, E. Coli, etc.) contra la mayoría de los desinfectantes. Una película bacteriana es una capa demicroorganismos contenidos en una matriz (capa del limo), que se forma en las superficies en contacto con el agua. Los patógenos incorporados en las películas bacterianas están protegidos contra el efecto de productos desinfectantes o biocida que matarían o inhibirían a esos organismos si estuvieran suspendidos libremente en agua.

Se ha comprobado que el dióxido de cloro elimina la película bacteriana y las bacterias, esporas y virus que se encuentran contenidos en ella. Además, si se dosifica de forma continua y a un nivel bajo, se evita la formación de biopelículas.

El cloro (hipoclorito de sodio), por otra parte ha demostrado tener poco o nulo efecto en películas bacterianas y no ser un desinfectante eficaz para la eliminación y el control de la legionella.

Por todos estos motivos, consideramos que el dióxido de cloro es el mejor producto desinfectante contra la legionella.

Comparación entre las diversas tecnologías de desinfección

La primera condición general se refiere a la diferencia entre la intervención de saneamiento de choque y la de mantenimiento.

Cualquier intervención de choque, química o térmica, en caso de que no sea seguido por un tratamiento de mantenimiento constante en el tiempo, resulta ineficaz en la gran mayoría de los casos, con la reaparición de la contaminación en pocos meses.

Por el contrario, nuestra experiencia nos ha demostrado que es posible alcanzar buenos resultados con una tecnología de mantenimiento, efectuada con una ligera sobredosificación durante algunas semanas, para después pasar a la fase de mantenimiento real y propiamente dicha, sin tener que intervenir con operaciones que en algunos casos resultan extremadamente complejas, muy costosas, y a veces inaplicables.

Principales Sectores donde el uso del Dióxido de cloro ha demostrado su efectividad

  • Aguas Pótables.
  • Industria Láctea.
  • Industria Avícola.
  • Industria Papelera y de la Celulosa.
  • Aguas Redisuales.
  • Torres de refrigeración.
  • Hospitales y Clínicas.
  • Industria de Frutas y Hortalizas.

Contacta con nosotros

  1. Responsable de los datos: Leo Rossi
  2. Finalidad de los datos: Envío de ofertas y posterior seguimiento sobre las mismas.
  3. Legitimación: Tu consentimiento.
  4. Almacenamiento de los datos: Serán tratados única y exclusivamente para la gestión de ofertas y seguimientos de las mismas en nuestra base de datos de ofertas
  5. Derechos: En cualquier momento puedes solicitar en el siguiente correo administracion(arroba)ecodena.com

Acepta Política de Privacidad

13 + 14 =

Donde estamos:

Ctra. A-8077, nº 14, OLIVARES,  41804, Sevilla, España

Horario:

Lunes-Jueves: 8:00-18:15 H
Viernes: 8:00-15:00 H

Contacta con nosotros

Telf: 954 11 10 21 / 954 11 07 32
Móvil Comercial: 620 57 40 28
Móvil Técnico: 669 72 46 76

Pin It on Pinterest

Share This