Todos los talleres mecánicos, desguaces, aparcamientos, garajes, lavaderos de vehículos, estaciones de servicio y están obligados según la ley a tratar las aguas residuales hidrocarburadas procedentes de su actividad.